GÉNERO

PLEBISCITO Y POSVERDAD

INLUENCIA SOBRE LAS MASAS

MEDIACIÓN CULTURAL

Este proceso implicó un choque entre lo popular y lo moderno y el resultado de este es una  sociedad que presenta características de los dos, donde las clases populares tienen en el consumo de productos masivos un indicador de estar alcanzando el desarrollo.

El concepto de mediación puede resumirse como el espacio donde la cultura disminuye su poder y por ende el individuo aumenta la posibilidad de elaborar nuevos significados, pero donde no se desconoce el poder que sobre este tienen las estructuras mentales, las emociones y el contexto: Las mediaciones son: “ese lugar desde donde es posible

comprender la interacción entre el espacio de la producción y el de la recepción.  (Martín Barbero J. , 1996, pág. 20)

 

La mediación como un sistema inherente en la estructura de las prácticas sociales, relacionada con la presencia de la cultura en el cotidiano (político, económico, étnico, institucional, etario, de clase social, de género, etc.), de los individuos que favorece la consolidación de la identidad dinamizada a través de prácticas comunicativas, las cuales influyen en la forma de pensar, en las emociones y asimilación de las experiencias.

 

Varios autores han abordado el concepto de la mediación manteniendo una la línea conceptual paralela a la de la corriente inglesa de Estudios Culturales, donde el receptor es un individuo situado con una serie de características las cuales coloca en juego para responder a los mensajes que circulan en su entorno; en este enfoque se encuadran varios autores y visiones: como un filtro (Mcquail, 1983) , como quien se interpone entre la información y el individuo como espejos, guías interpretes etc.  (Keltner, 1987), como el espesor de signos a partir del lenguaje que conlleva la acción (Ricoeur, 1995), como el producto de la fiscalización social, ejercida también por los medios de comunicación en la elaboración de la realidad dirigida a las masas  (Martin-Serrano, 1989) o como el espacio dominado por la cultura desde donde la masa crea y se adueña de los sentidos y de los significados (Martín Barbero J. , 1987).

 

En América latina se propone la idea de la mediación para referirse durante el siglo pasado al paso de las culturas populares a la comunicación de masas, como un terreno de disputa entre los diferentes miembros de esta comunidad en transformación en aspectos como; el tránsito de lo rural arraigado a determinadas costumbres con componentes religiosos, agrícolas, cooperativos frente a lo urbano en formación, donde prima lo individual, el consumo, la pérdida de autoridad de la religión; estas últimas características serán con las que se consoliden los Estados Modernos.

 

Uno de los textos clásicos de las mediaciones en América latina es “De los medios a las mediaciones” de Jesús Martín Barbero (1987), quien tomó la comunicación, la cual era tradicionalmente abordada desde de los medios y la transportó a la cultura; en este texto propone la cultura como un espacio de disputas y negociaciones entre las partes involucradas, donde los grupos populares o proletariado ejercen variadas formas de resistencia, “Mediaciones”, ante una burguesía que controla los medios de producción, pero ambas pertenecen a clases sociales, las cuales se consolidaron en el modelo obrero- patrón de comienzos del siglo XX y una de ellas se transformó en las décadas posteriores en la clase media.

 

Este proceso implicó un choque entre lo popular y lo moderno y el resultado de este es una  sociedad que presenta características de los dos, donde las clases populares tienen en el consumo de productos masivos un indicador de estar alcanzando el desarrollo. En este modelo a cada clase social, definida por su poder económico, le corresponden determinadas actividades y escenarios; como en las clases dominantes la ópera, el teatro, el ballet etc.; con un control de los medios de comunicación, los cuales son mostrados como la opción correcta y se imponen frente a las manifestaciones de las clases populares.

 

La resistencia en los sectores populares se traduce en el uso de modelos y productos culturales de la clase dominante, en este tránsito estos adquieren significados distintos a los originales, esta dinámica espontanea contesta lo hegemónico al incorporar elementos tradicionales presentes en los grupos subalternos,  pero a su vez estos grupos desarrollan un deseo y sienten placer al acceder a los productos propuestos por los media.

 

Hasta este punto la mediación se plantea como un enfrentamiento, pero ella también amortigua los desniveles sociales y hace una concertación entre los individuos de los mensajes que circulan a través de medios de comunicación, lo que desemboca en su aceptación en las clases populares seducidas por elementos de identificación regional, de clase social, de cotidianidad, de historia entre otros.

 

Martin Barbero critica el proceso de modernización en América latina y su impacto en  la cultura en sus diferentes niveles: alta, aceptada, popular, de masas, folklórica etc. y  propone  que una forma abordarla es analizar en la población de esta región las formas que esta  tiene de escuchar, observar, leer; donde los bienes culturales adquieren un valor simbólico el cual muchas veces es superior al monetario, donde la mediación se alimenta de los movimientos sociales, lo que evidencia que tanto comunicación como cultura son fenómenos complejos.

 

En este autor recurrir a las mediaciones culturales implica analizar un objeto de estudio aproximándose y alejándose de: procedimientos, ejercicios, movimientos sociales, del cotidiano, de las industrias culturales, entendiendo en estas sus alcances y efectos no solo en lo económico e ideológico, sino en su capacidad de alterar también lo evidente; es en este punto donde los medios de comunicación pueden ser abordados alejándose del análisis clásico de manipuladores para analizarlos como un asunto cultural.

Comprender la comunicación implica investigar no sólo las tretas del dominador sino también aquello que en el dominado trabaja a favor del dominador, la complicidad de su parte y la seducción entre ambos. La juntura de Antonio Gramsci con Paulo Freire me permitió pensar la comunicación a la vez como proceso social y como campo de la batalla cultural. (Martín Barbero J. , 2017, pág. 1).

 

En Martín Barbero las mediaciones son una herramienta de compresión sobre la circulación de los mensajes en el entorno latinoamericano partiendo de la fuente hacia los receptores, en ese recorrido la información transita en una zona de marcada influencia cultural y de resistencia;  donde la asimilación, rechazo o transformación de la misma muestra la actividad de los receptores en entornos cada vez más determinados por la tecnología, a pesar de las constantes referencias al rezago de la región en este punto.

 

El lugar de la cultura en la sociedad cambia cuando la mediación tecnológica de la comunicación deja de ser meramente instrumental

para espesarse, densificarse y convertirse en estructural: la que tecnología moviliza y cataliza hoy no es tanto la novedad de unos aparatos sino nuevos modos de percepción y de lenguaje, nuevas sensibilidades y escrituras. (Martín Barbero J. , 2009, pág. 24)

 

 

 

 

Universidad Santo Tomás, 2018. Convenio interinstitucional Universidad Jorge Tadeo Lozano - Universidad Nacional de la Plata